12 de noviembre de 2012

Proyectamos lo que somos

 
Te darias a ti misma o a ti mismo 2 minutos para cambiar tu percepción de tu propia realidad?
Quiero pedirte que te desacomodes el cabello. Hazlo, por favor.
Ahora quiero que te pongas frente a un espejo.
Bien... ahora quiero que pruebes arreglarte el pelo EN EL ESPEJO. Intenta peinar la imagen que está reflejada en el espejo, sobre el vidrio del espejo. Inténtalo!! Inténtalo nuevamente, una y otra vez. Siempre en el espejo.. Pasa el peine por el vidrio, quiero que te asegures de intentarlo varias veces.
Funcionó?
Ahora quiero pedirte que sin dejar de mirarte en el espejo pases el peine por tu cabeza, No por tu reflejo, sino realmente por tu cabeza, como lo haces cada mañana antes de salir a la calle. Peinate lo mejor que puedas.
Que ha sucedido con la imagen del espejo? Tambien se arreglo?
Siii!!! Es cierto!! se ha arreglado también!! Eso es maravilloso, no es así?
Entonces: Que te hace pensar que para que las cosas se solucionen tienen que cambiar los otros?
Por qué te niegas a aceptar que el cambio es SIEMPRE sobre uno mismo?
Por qué insistes en peinar el espejo?
El dia que pediste venir aquí, lo hiciste sabiendo que este Universo, al menos en este sector, se rige por determinadas leyes físicas, cuánticas y matemáticas que son permanentes.
Por qué crees que en algunos casos funcionan y en otros no?
Te amo. Por eso te lo digo y te digo un secreto:
Shhh... dile a tu ego que lo tenemos acorralado. Tiene los dias contados. Pero ojo.. para que eso suceda...no sigas peinando el espejo.