6 de diciembre de 2012

Todas las cosas son cíclicas





Como el entendimiento de que todas las cosas son cíclicas, incluyendo la vida misma.
El entendimiento de la vida del universo te ayudará a entender la vida del universo dentro de ti.
La vida se mueve en ciclos. Todo es cíclico. Todo. Cuando entiendas esto, tendrás mayor capacidad para disfrutar el Proceso, y no sólo tolerarlo.
Todas las cosas se mueven cíclicamente. En la vida hay un ritmo natural y todo se mueve a ese ritmo: todo va con ese flujo. Por eso está escrito: "Para todo hay una estación; y un tiempo para cada Propósito bajo el Cielo".
Es sabio quién entiende. Es inteligente quien lo usa.
Pocas personas comprenden más que las mujeres los ritmos de la vida. Las mujeres viven su vida entera basadas en el ritmo. Están en ritmo con la vida misma.
Las mujeres tienen mayor capacidad que los hombres para "ir con la corriente". Los hombres quieren empujar, tirar, resistir, dirigir el flujo. Las mujeres lo experimentan, después se amoldan a él para producir armonía.
Una mujer oye la melodía de las flores en el viento. Ve la belleza de lo Oculto. Siente los tirones y estirones y los apremios de la vida. Sabe cuando es tiempo para correr, y tiempo para descansar; tiempo para reír y tiempo para llorar; tiempo para retenerse y tiempo para liberarse.
La mayoría de las mujeres abandonan su cuerpo airosamente. La mayor parte de los hombres se resiste a la partida. Asimismo, las mujeres tratan a su cuerpo con más benevolencia; los hombres tratan a su cuerpo de un modo horrible. Ésa es la misma forma en que tratan la vida.
Desde luego hay excepciones. Estoy hablando de generalidades. Estoy hablando de cómo son las cosas hasta ahora. Estoy hablando en los términos más amplios. Pero si miras  la vida con atención, si admites lo que estás viendo, has visto, y si reconoces que así es, encontraras una verdad en esta generalidad.

Sin embargo, me entristece. Me hace sentir como si las mujeres fuesen, en cierto modo, seres superiores. Que tienen más del "material correcto" que los hombres.

Parte del glorioso ritmo de la vida es el yin y el yang. Un Aspecto de "Ser" no es "más perfecto" o "mejor" que otro. Ambos aspectos son, simple y maravillosamente, eso: aspectos.
Obviamente, los hombres encarnan otros reflejos de la Divinidad, los cuales son las mujeres observan con igual envidia.
Sin embargo, se ha dicho que ser un hombre es tu terreno de ensayo o tu periodo de prueba. Cuando has sido hombre por suficiente tiempo - cuando has sufrido lo bastante por tu propia necedad; cuando has causado suficiente dolor por calamidades de tu propia creación; cuando has lastimado a otros lo suficiente para poner fin a tus propias conductas -, para reemplazar la agresión por medio de la razón, el desprecio con compasión, el ganar sin que nadie pierda, entonces podrás convertirte en una mujer.
Cuando hayas aprendido que la ley del más fuerte no es la "correcta"; que la fuerza no es poder sobre, sino poder con; que el poder absoluto no demanda de otros absolutamente nada; cuando entiendas estos conceptos, entonces merecerás usar un cuerpo de mujer, ya que al fin habrás entendido su Esencia.

Entonces, una mujer es mejor que un hombre.

¡No! ¡No "mejor", sino diferente! Eres tú quien está haciendo ese juicio. No hay nada como "mejor" o "peor" en la realidad objetiva. Sólo hay lo que Es y lo que tú deseas Ser.
Caliente no es mejor que frío, arriba no es mejor que abajo, ya lo puntualicé antes. La mujer no es "mejor" que el hombre. Sólo es lo que Es. Como tú eres lo que eres.
Sin embargo, ni hombres ni mujeres están restringidos, más limitados. Tú puedes ser lo que desees Ser, elegir lo que deseas experimentar. En esta vida o la siguiente, o la siguiente después de esa, igual que lo hiciste en un a vida anterior. Cada ser humano elige siempre. Cada uno está formado por Todo eso. En cada uno hay masculino y femenino. Expresas y experimentas ese aspecto de ti que te agrada expresar y experimentar.
No obstante, date cuenta de que todo está abierto para cada persona.

No pasemos a otros temas, permanezcamos con este paradigma masculino - femenino por un rato más. Al final del libro anterior prometiste que analizarías con mucho mayor detalle todo el aspecto sexual de esta dualidad.

Sí, creo que es tiempo de que hablemos acerca del Sexo...

 Extracto con versaciones con Dios 2