19 de marzo de 2013

La alquimia del alma: Educando a nuestra voz interna


índice

 
v  El Origen: Confianza
*      Concepto de creencias
*      Qué son las sombras
 
v  El Camino: Paciencia
*      El camino: La Psicología Transpersonal y el crecimiento del ser.
 
v  La Acción: Perseverancia 
*      Modificar las creencias: Construir una mente más feliz
*      Ejercicios prácticos para el trabajo con las  Creencias
*      El trabajo con las sombras: Integrar la dualidad
*      Ejercicios prácticos para el trabajo con las sombras
 
v  Conclusion : Atención Plena
 
 

Presentación de la tesis

 
Esta cosa oscura que reconozco como mía
W. Shakespeare
Cuando ya no somos capaces de cambiar la situación nos encontramos ante el desafío de cambiarnos a nosotros mismos”
Víctor Frank
 
Una leyenda africana dice que los integrantes de algunas  tribus evitan atravesar un espacio abierto al mediodía por temor a perder su sombra. No sienten temor por la noche, en la oscuridad, al no ver la sombra, porque creen que de noche todas las sombras reposan en la sombra del gran dios y toman nuevo poder. Tras la “recarga” nocturna, vuelven a aparecer fuertes y grandes por la mañana; es decir, creen que la luz del día se come la sombra en lugar de crearla. Una vez más me asombro de  la sabiduría inmersa en ciertas creencias que no son más que extensiones de nuestro sentir, nuestro modo más profundo de ver la realidad y  el mundo que nos rodea pero de un modo sumamente intuitivo, y del miedo que tenemos hacia lo  desconocido. Realmente la intuición es el camino que lleva al ser…
He elegido esta temática porque resuena fuertemente en mi vida, podría haber elegido otras tantas(es perfecta no podría haber sido mejor elección la que el universo tenía para mí , lo sentí de repente como fruto de mi intuición al levantarme de un sueño…)pero he creído que la realidad de mis creencias y el poder de mi sombras es el factor común a todas mis experiencias vitales tanto o internas como externas ellas, mi modo de percibir el mundo que me rodea ha ido siendo conformado a través de muchas vivencias dolorosas que han determinado determinada distorsión y profundización de ciertas creencias y sombras.
 De la lectura de esta leyenda con la que comienzo mi tesis extraigo una serie de  conclusiones, hilos conductores de esta misma, mirada que mi propio proceso en estos momentos de mi vida me permite realizar y constatar:
§  La oscuridad no ha de ser temida, forma parte de nosotros y de algún modo nos conecta con la divinidad que somos.
§  Sólo la luz sana, aunque es normal que nos de miedo sentirla cerca.
§  El poder de las creencias en nuestra propia vida, por ilógicas que puedan parecer se mantienen pese a toda evidencia contraria creando y conformando nuestra realidad. Es nuestro espacio de seguridad.
§  Sólo desde nuestro ser esencial o alma podemos transformar nuestra propia voz interior y liberar a esta del vestido de nuestro personaje que tanto constriñe nuestra vida.
Después de meses de trabajo profundo sé que soy algo más que todo ese ruido que turba mi mente, sobre todo en momentos de desbordamiento emocional, que soy un perfecto y puro centro de percepción consciente que camina hacia la luz tímidamente convencida de que la perseverancia trae ventura como nos informa el I ching.
 
“Tengo un cuerpo pero no soy mi cuerpo. Puedo ver y sentir, y lo que se puede ver y sentir no es el auténtico Ser que ve. Mi cuerpo puede estar cansado y excitado, enfermo o sano, sentirse ligero o pesado, y eso no tiene nada que ver con mi yo interior. Tengo un cuerpo y no soy mi cuerpo.

Tengo deseos, pero no soy mis deseos Puedo conocer mis deseos y lo que se puede conocer, no es el auténtico Conocedor. Los deseos van y vienen, flotan en mi conciencia y no afectan a mi yo interior. Tengo deseos, y no soy mis deseos. Tengo emociones pero no soy mis emociones. Puedo percibir y sentir mis emociones y lo que se puede percibir y sentir no es el auténtico Perceptor. Las emociones pasan a través de mí, pero no afectan a mi yo interior. Tengo emociones y no soy mis emociones.

Tengo pensamientos pero no soy mis pensamientos. Puedo conocer e intuir mis pensamientos, y lo que puede ser conocido no es el auténtico Conocedor. Los pensamientos vienen a mí y luego me abandonan, y no afectan a mi yo interior. Tengo pensamientos pero no soy mis pensamientos. Soy lo que queda, un puro centro de percepción consciente.

Un testigo inmóvil de todos esos pensamientos, emociones, sentimientos y deseos.”
Ken Wilber
 
Siento y sé que, los que me rodean darán testimonio, que  mi programa va respondiendo poco a poco a este potente antivirus que en un principio sólo se manifestaba a modo de notas que colocaba delante de mi lugar de estudio y leía cuando me acordaba, las notas que conformaban el código de acción contenía las siguientes frases:
 
§  “La perseverancia trae ventura “
§  “El camino es perfecto ni le sobra ni le falta nada “
§  “El que no cree en milagros no es realista “
§  “No hay nada que la voluntad férrea no logre”
§  “La mejor manera de relacionarse con los demás es pensar en que puedo ayudar”
§  “Viendo claramente la confusión uno se libera de la confusión “
§  “Locura es creer que va a cambiar tu vida sin que tú hagas nada para que eso suceda”
§  Yo acepto, yo aprovecho, yo asumo, yo me comprometo, yo me ocupo, yo agradezco…
 
Estas eran las frases que resonaban hace meses dentro de mí, pareciera una eternidad, sentencias que ahora me doy cuenta de que  no  fueron escogidas al azar sino por una voluntad de mi ser profundo, con total sabiduría y diligencia .Mi agradecimiento para ese ser que habita dentro de mí y que ahora entiendo será mi único compañero incondicional en este periplo .
Cada una de ellas trabajaba una de mis sombras y mis creencias limitantes.
Creencias como el “yo no puedo”, “yo no merezco”, “yo soy esto o aquello”, “yo no tengo suerte”, “yo no controlo mi vida” etc., creencias que ahora pasan por el filtro ineludible de mi cada vez más potente antivirus.
Es imposible"! dijo el orgullo. "Es arriesgado"! dijo la experiencia. "No tiene sentido"! dijo la razón. ¡INTENTALO! susurró el corazón
Y no sólo ha sucedido el milagro en mi vida sino que me encuentro con una mayor comprensión hacia los procesos ajenos, con lo cual la férrea separación dualista en mi mente, entre el tú y el yo va disipándose poco a poco.
Me gustaría decir que mi recién adquirido antivirus está compuesto por tres palabras básicas que filtran todo pensamiento o creencias limitantes que son: confianza, paciencia y perseverancia.
Adalides de mi bandera, bandera que ya siento tan mía que sé que ya nunca me dejará y serán y es  un potente escudo contra mi muy implantado programa autodestructivo que como poderoso eslogan en la cabecera contiene las sabias palabras que en algún momento algún sabio oriental pronunció  : Atención , Atención ,Atención .
El resultado ha tenido ecos en mi interior; un sentimiento de que avanzo, lento dolorosamente y con firmeza, como debe ser por un camino  que me lleva hacia una nueva concepción de la realidad mucho más sana y serena. Un encuentro y conocimiento cada día más certero de quién es el ser que soy. Agradezco en el alma  poder autodenominarme hoy día arquitecta de mi propia mente feliz .Mi alma va encontrando tímidamente la paz: Alegría de ser todo aquello que en su día negué por temor, vergüenza e ignorancia.
 
Oh día, despierta! Los átomos bailan.
Todo el universo baila gracias a ellos.
Las almas bailan poseídas por el éxtasis.
Te susurraré al oído... a donde les arrastra esta danza.
Todos los átomos en el aire y en el desierto... sabes, parecen locos.
Cada átomo, feliz o triste... está encantado por el sol.
No hay nada más que decir.
El poema de los átomos
 
Cuando el ser profundo quiere que despiertes te da señales, pone personas, hechos, objetos etc. que te inspiran mientras esperas que llegue tu momento, porque llega si así lo deseas, la impaciencia hace que confundas caminos, caminos que no llevan hacia tu yo más profundo. El único camino que merece la pena andar y padecer por él, es el doloroso camino de vuelta a casa. Y es que a pesar de todo “Somos los buscados y no los buscadores (Willigis Jager)”
"Te advierto, quien quieras que fueres, ¡Oh! Tú que deseas sondear los arcanos de la naturaleza, que si no hallas dentro de ti mismo aquello que buscas, tampoco podrás hallarlo fuera.Si tú ignoras las excelencias de tu propia casa, ¿cómo pretendes encontrar otras excelencias? En ti se halla oculto el Tesoro de los Tesoros ¡Oh! Hombre, conócete a ti mismo y conocerás el Universo y a los Dioses"
El Oráculo de Delfos
Me estoy conociendo, aceptando y amando más a cada paso del camino y  descubriendo poco a poco mi verdadera esencia:
 
 
Soy el arcoíris., soy el mar sereno tras la tormenta,

Soy brisa que acaricia el rostro del  viajero cansado reconfortándolo,

Vestida de amor para el juego maravilloso que es la vida

Soy vida, soy Dios, soy tú, Somos uno. Soy el todo.

Soraya Founty
 
El presente escrito es la primera entrega de mi tesis La alquimia del alma. Podrá reproducirse el texto siempre y cuando se cite  la obra y la autora .
 
Copyright. Todos los derechos reservados .