17 de abril de 2013

El darse Cuenta. la identificacion con el ego






El darse cuenta es un primer paso para empezar a vivir una vida Consciente, dándonos cuenta dejamos de reaccionar a través de automatismos del cuerpo y la mente y somos nosotros mismos los que tomamos las decisiones.

Lo transpersonal trata de ir más allá de la persona o personaje (Trans es un prefijo que significa "al otro lado" o "a través de" y Persona hace referencia a un
ser racional y consciente de sí mismo, poseedor de una identidad propia. Viene del latín: persona y este probablemente del etrusco: phersu, máscara del actor, personaje). Nos planteamos quienes somos realmente más allá de los datos que figuran en nuestro documento de identidad. En la mayor parte de los casos las personas somos conscientes de que somos algo más que esa identidad, esa nacionalidad o cultura en la que vivimos, sabemos a ciencia cierta que de haber nacido en otro país o cultura probablemente no pensaríamos como pensamos.

Entonces ¿Quién soy yo?, cuál es mi verdadera identidad más allá del personaje que ahora a día de hoy interpreto…interesante pregunta …continuemos, vamos más allá ¿porqué para unas personas esta vida es un infierno y para otras un paraíso? Ahí están ellas, mis amigas las creencias. Creemos que somos esto o aquello…Son formas del Ego.

De este modo según nuestras creencias iremos conformando un personaje con el que nos moveremos por el mundo y nos identificamos, no es sólo uno pueden ser más y de hecho lo son. Hacemos el papel de padre/madre, hijo/hija, abuelo/abuela, amigo/amiga, jefe/jefa, compañero/compañera de trabajo, pareja, el papel de bueno para unos y de malo para otros, de víctima para unos y de verdugo para otros.

¿Por qué unas personas no son gratas y otras no las soportamos, mientras que el resto sí?

La respuesta está en el principio de Polaridad. la misma dualidad presente en todas las cosas de la existencia. Todo tiene su opuesto, los opuestos de hecho son idénticos por naturaleza pero diferentes de grado: El odio sería el opuesto del amor, en este sentido los extremos se tocan, todas las verdades son medias verdades y todas las paradojas pueden reconciliarse. El odio por lo tanto no es ausencia de amor sino amor en grado mínimo, dejaríamos de amar cuando sentimos indiferencia…

En cuanto al concepto de amor es un concepto totalmente diferente para cada persona, vemos así que hay algo que establece en qué parte de la polaridad nos encontramos y se ubica en las creencias de cada uno. ¿Y dónde viven nuestras creencias? En nuestros pensamientos, conformándolas.

Somos pues todo aquello que nuestra mente cree que somos. Y si nuestros pensamientos cambian, entonces nuestra mente cambia y por lo tanto aquello que éramos ahora ha cambiado. Podemos dejar de proyectar (nuestras sombras) en el otro partes de nosotros mismos y llegar a un comprensión profunda de la inconsciencia e ignorancia del otro, modificando así nuestras creencias y eligiendo cómo queremos reaccionar y desde dónde. En definitiva plantearnos cómo podemos definir o etiquetar a una persona por sus actos, si en realidad no conocemos la profundidad de esa persona.

Esto enlaza con el “Principio Universal de Causa y Efecto”. “Toda causa tiene su efecto; todo efecto tiene su causa; todo sucede de acuerdo a una ley; la suerte, que no es más que el nombre que se le da a una ley no reconocida; hay muchos planos de casualidad pero nada escapa a la Ley.”

En este sentido todo lo que sucede tiene un motivo que tal vez no podamos comprender desde nuestra ignorancia e inconsciencia salvo dándonos cuenta paulatinamente del efecto que nuestras creencias tienen en el modo en que nos relacionamos con los demás.

En múltiples ocasiones intuimos nuestra inconsciencia cuando decimos frases del tipo “YO no ME soporto más”. ¿Quién no soporta a quién? Es como si hubiera dos entidades en nuestro interior, uno que no se soporta y el no soportado.

Entramos aquí en el terreno de los dualismos, todo tiene su ying y yang, su principio femenino y masculino. Encontramos la mente objetiva, consciente, voluntaria y activa (principio masculino) y también la mente subjetiva, subconsciente, involuntaria, pasiva (principio femenino): El YO (yo consciente) y el ME (Ego o yo inconsciente)

Es el Principio Universal de generación. “La generación existe por doquier, todo tiene su principio masculino y femenino; la generación se manifiesta en todos los planos: El ego conforma el personaje, personaje que es observado por el yo consciente.

Características de ambas identidades:

Yo consciente:

· Se vincula con el corazón y su inteligencia

· Representa lo que realmente somos, nuestra esencia

· Creativo, conocedor de todas las cosas, es quien nos aporta todas las maravillosas inspiraciones. Las más bellas creaciones provienen de lo que somos realmente

· Sabe quién es y que tiene que hacer y no tiene que plantearse cuáles son los problemas que puedan traer nuestras decisiones, o si son correctas o no. Simplemente siente y hace, no tiene que pensar en las implicaciones de lo que hace, sino que sabe que tiene que hacerlo y lo hace. No hay duda. Pues aquellas cosas que nos suceden que podemos verlas como problemas o errores, con el tiempo acabamos aprendiendo que fueron aprendizajes y oportunidades y desde esa perspectiva dejan de ser errores, problemas o decisiones incorrectas.

· Encuentra soluciones creativas a nuestros problemas

Ego:

· Se vincula con la mente pensante, es mecánico, reactivo, busca sobrevivir defendiéndose.

· Engloba a los personajes, las creencias, las memorias de dolor etc.

· Duda de sí mismo y de sus propias decisiones.

· Quiere tenerlo todo controlado, analizado antes de tomar cualquier decisión, quiere sentir cual es la decisión más acertada.

· Aporta la voluntad, el compromiso, personal para llevar esas ideas a cabo través de esa voluntad hacemos que algo sutil como pueda ser una gran idea, sea materializado.

· Puede ser una herramienta de construcción o destrucción, puede sacar la fortaleza para movilizarnos o volverse cómodo y perezoso.

Podemos darle un uso constructivo del ego cuando empezamos a dar importancia a lo que sentimos en nuestro interior y nos conectamos desde nuestro corazón y utilizarlo como mero instrumento para llevar a cabo aquello que siente nuestro corazón

Pongamos un ejemplo:

Puedo utilizar a mi personaje Ego, la figura de Terapeuta Transpersonal, y a través de dicha figura puedo llegar a las personas, relacionarme con ellas y comunicando y transmitiendo aquello que mi Yo consciente y profundo tiene que transmitir y comunicar sin identificarme con tal personaje, ser en definitiva un canal por el cual mi esencia se manifiesta. Durante la terapia se produce una profundidad que va más allá del personaje, y sabemos que conectados a nuestro yo consciente que aquella persona ha recibido lo correcto y apropiado y se ha hecho todo lo que se tenía que hacer yendo mucho más allá de las explicaciones que el intelecto quiera dar.

Y esa seguridad y confianza del proceso que se ha llevado por un plano más oculto a nuestro intelecto, procede de donde realmente somos. Nuestro Ego-personaje, realizó un papel importante para permitir ese contacto de miradas. Una mirada en el que se produce algo mucho más profundo que mirar, se produce un reconocimiento de almas y ahí en ese reconocimiento es donde se produce lo oculto para el intelecto, el misterio.

No es necesario pues deshacerse o matar al “mi” (Ego), con este principio universal y con su desarrollo, queda claro que el Ego acaba siendo una herramienta necesaria para llevar a cabo todas las creaciones de nuestro Yo más profundo y consciente. El camino pasa por un equilibrio y armonía entre ambas identidades.

¿Cuándo surge el problema que genera el malestar?:Cuándo nos identificamos con el Ego, entonces se produce un desequilibrio con el Yo consciente.

Ambas identidades se encuentran sutilmente separadas con lo cual es muy fácil caer en esa identificación.Lo podemos detectar cuando comenzamos a poner etiquetas al otro o a nosotros mismos.Por ejemplo el hecho de ser generoso, cuando nos identificamos con esa etiqueta y tratamos de convencer al otro de los beneficios de serlo,nos estamos identificando con el personaje, separándonos de la otra persona/s: Yo soy generoso y el resto no. La consciencia es universal y no separatista por lo tanto estamos reaccionando desde la misma inconsciencia e ignorancia que creemos ver.

Aceptando a las otras personas como son y respetando su ignorancia e inconsciencia respondemos desde la consciencia sin que se produzca un desgaste de energía que se suele producir cuando combatimos hacia fuera o nos resistimos.Hay que estar atento para no caer en la trampa de etiquetarnos y pertenecer a grupos, lo cual nos separa del otro.

El Terapeuta Transpersonal por lo general tiene un equilibrio entre el “mi” (Ego) y el Yo (Yo Consciente) ó se encuentra recorriendo un camino interior para llegar a dicho equilibrio y armonía y desde esa armonía ayudar desde el acompañamiento. Un acompañamiento que se produce desde lo que realmente somos, desde nuestra profundidad que nos permite:

Poner la Voluntad para que a través de ese personaje, la persona pueda llegar a otras personas independientemente del grupo, etiquetas y fachadas.

Acompañar a la persona en sus procesos internos, está abierto a escuchar a todo aquel que esté dispuesto/a y decida de forma personal adentrarse en su interior para empezar a vivir una vida más consciente, sacando lo mejor de uno, para llegar a ser uno mismo/a y no lo que la sociedad, familia o entorno esperan.

Educar (sacar lo mejor de uno y aportar eso bueno de uno a la sociedad) para que no necesite de un terapeuta porque uno mismo/a puede adentrase en su interior y profundizar en las zonas más ocultas para dar luz y traer consciencia a aquellas zonas necesarias para permitirnos crecer y en definitiva ser felices que es lo que nos genera el sentirnos que personalmente estamos creciendo en nuestro interior.

Bueno llegados a esta punto probablemente el lector que tal vez desconocía estos entresijos de su propio ser se plantea que tal vez sea cierto que es necesario ese cierto equilibrio pero desconoce cómo puede conseguirlo.Desde la terapia y la psicología transpersonal el camino pasa por entrenarse en vivir el ahora potenciando una vida cada vez más consciente.

Vivir en el ahora implica vivir en el eterno presente, en el momento que nos ocupa y no en el que nos ocupará u ocupó.



Vivir una vida plena es mejor que vivir una vida larga

Nisargadatta

El Ego Inconsciente vive estancado entre los pensamientos del pasado y los del futuro, cargando con y a su vez pensando en un futuro mejor, en que la situación cambiará en un futuro próximo, un futuro que no llega porque siempre será futuro para el Ego pensante.

Cargamos además mochilas pesadas repletas de rencores, sufrimientos, miedos, inseguridades, odios, rabias, negatividades del pasado que no paran de ser actualizadas con más carga.

Lo cierto es que todos sabemos que lo único real es el eterno presente pero nuestra inconsciencia no nos permite verlo. No podemos volver a nuestro pasado ni modificarlo, pero ¿por qué continuamos anclados en él?, ¿por qué aún no hemos soltado la carga emocional que tanto nos pesa?

Puede deberse a dos cosas, por un lado esa carga emocional no está resuelta o bien el recuerdo de memorias o emociones pasadas nos produce una gratificación esporádica de algún tipo. Se cubre una escasez que se sigue manteniendo en nuestro interior. Si encontramos esa escasez y le damos luz consciente no tendremos porque recordarla más.

Se trata de aprender a no cometer el mismo error en el ahora y cambiar así nuestro futuro.

Nuestro presente de hoy es el futuro de mañana.

En realidad la pérdida del ahora no es más que un olvido del ser, porque el ser vive en el presente, es allí donde despliega toda su creatividad y sabiduría.

Para vivir atentos al momento presente es necesario un compromiso y una constancia para que todo ello no se quede en el mundo de las creencias y las buenas intenciones y se manifiesta a través de un mayor crecimiento personal, fruto de dicho compromiso con uno mismo. Dicho crecimiento también se produce cuando te das cuenta o sabes que no estás en el momento presente, aunque esa conciencia luego desaparezca a los segundos.

Se trata de entrenar a la mente a vivir en el presente, ello nos traerá una serie de ventajas:

· Frenar el proceso de envejecimiento.

· Fortalecimiento del sistema inmunológico físico y psíquico.

· Aumento de la sensación de Paz y Armonía.

· Conectar con las inspiraciones más profundas de uno mismo.

· Mantener unas relaciones sociales y de pareja saludables.

· Un completo auto-descubrimiento, produciendo un crecimiento personal dentro de los valores humanos, crecimiento que mantiene un estado de Felicidad.

· Sensación de estar viviendo realmente la vida.

Creo que realmente merece la pena.

Hay herramientas que nos pueden ayudar a entrar en contacto con nuestra parte transpersonal o yo consciente. El Yo Consciente es puro presente, es el Observador que observa todo, tu cuerpo, tus emociones, tus pensamientos, y todo lo que se encuentra tu entorno, el veedor que se encuentra en esa mirada profunda, en la que no hay mente. No juzga lo que pensamos o hacemos, sólo observa y cuando le prestamos atención es cuando se manifiesta a través de inspiraciones profundas.

En el momento que traemos presencia a nuestra vida, estamos permitiendo que esa Conciencia Testigo se instale en ella y podamos trabajemos junto a ella.

Recordemos que al Ego no le gusta permanecer en el presente, en el ahora, porque en ese presente y ahora, la Conciencia Testigo es la que dirige y el Ego simplemente manifiesta lo que la Conciencia Testigo es.

Cuando nos conectamos a nuestro yo consciente es cuando la vida comienza a fluir y nosotros con ella, ya no hay resistencias, aceptamos las cosas tal y como son. Comienzan a surgir una serie de sincronías o casualidades que nos permiten comprender el funcionamiento de las cosas que nos rodean, viendo las cosas que suceden en nuestro interior. Damos paso así a la Magia en nuestra vida.

Y cuando comprendemos como funciona comenzamos a ser magos de nuestra propia realidad vital, creándola a cada paso que damos, convirtiéndonos así en dueños de nuestra vida. Uno comienza a sentir que vivió muy dormido y que ahora empieza a ser más consciente de la vida, esta empieza a tener más sentido y empiezas a vivirla con plenitud.


Soraya Founty

Extraido de mi tesis La alquimia del alma : escuchar a la voz interna . Copyright.leer tesis