27 de mayo de 2013

La Tortuga:¿le amo o sólo amo lo que me aporta ?



Un niño sintió que se le rompía el corazón cuando encontró,
junto al estanque, a su querida tortuga patas arriba, inmovil
y sin vida.

Su padre hizo cuanto pudo por consolarlo: “No llores, hijo. 
Vamos a organizar un precioso funeral por el señor Tortuga. 
Le haremos un pequeño ataúd forrado en seda y encargaremos
una lápida para su tumba con su nombre grabado. 
Luego le pondremos flores todos los días y rodearemos la 
tumba con una cerca”.

El niño se secó las lágrimas y se entusiasmó con el proyecto. 

Cuando todo estuvo dispuesto, se formó el cortejo –el padre, 
la madre, la criada y, delante de todos, el niño– y empezaron 
a avanzar solemnemente hacia el estanque para llevarse el
cuerpo, pero éste había desaparecido.

De pronto, vieron cómo el señor Tortuga emergía del fondo 
del estanque y nadaba tranquila y gozosamente. 

El niño, profundamente decepcionado, se quedó mirando 
fijamente al animal y, al cabo de unos instantes, dijo: 
“Vamos a matarlo”.

----------------------o----------------------------

En realidad, no eres tú lo que me importa,

sino la sensación que me produce amarte...

A de M