20 de octubre de 2013

Compasión y altruismo son la clave para la felicidad personal, social y global, dice el neurólogo James Dorty


 


 Compasión y altruismo son la clave para la felicidad personal, social y global, dice el neurólogo, el doctor James Dorty.

Se ha dicho muchas veces que la supervivencia pertenece al más apto, pero cuando uno lee a Darwin con detenimiento, este no es el caso. Más bien, la declaración más precisa, acuñada por el doctor Decher Keltner, y otros destacados científicos sociales, es ‘la supervivencia será del más bondadoso.’ El doctor Paul Ekman, un destacado experto en emociones en su reciente artículo en JAMA, describe una cada vez más amplia creencia científica que ser compasivo produce beneficios significativos para la sociedad y para uno mismo. Además de la evidencia de que cuidar de los demás incrementa las expectativas de vida, nuevos descubrimientos sugieren que las declaraciones hechas por el Dalai Lama, ‘si desea hacer felices a los otros sea compasivo, si desea ser feliz, sea compasivo’, de hecho, tiene gran validez.


El doctor James Doty, Profesor Clínico de Neurología en la Universidad de Standford y Director del Centro de Investigación en Compasión y Altruismo confirmó en sus investigaciones que la compasión influye directamente en el bienestar de la persona.
La compasión aumenta la felicidad, la inmunidad y reduce el estrés

Pero la felicidad no es el único beneficio que se obtiene siendo compasivo. Diferentes estudios en que se emplearon una variedad de medidas sicológicas, biológicas y técnicas de neuroimagen indicaron que la compasión no solo estimula el centro del placer del individuo (recompensa), sino que también reduce los índices biológicos de estrés e incrementa la función inmune adaptativa.
La compasión mejora la supervivencia de las especies, produce felicidad y mejora la salud


Entonces, ¿qué podría no gustarnos de la compasión? Asegura la supervivencia de las especies, produce felicidad y mejora la salud. La realidad es que mientras la ciencia y la tecnología tienen el potencial de ofrecer increíbles beneficios, son las sencillas interacciones conocidas por nosotros por cientos de años que ejercer un efecto profundo en las vidas de los individuos y la sociedad.
La compasión y no la ciencia será la influencia que llevará a la humanidad a la cima de su potencial


La ciencia y la tecnología tienen la capacidad de influir profundamente en el panorama humano. Pero esa influencia puede conducirnos a los valles más profundos del sufrimiento, o llevarnos a las cimas de nuestro gran potencial. Es mi creencia que la compasión va a ser el instrumento que nos permita ver lo último y no lo primero. Es la llave que abrirá lo que nos separa. Es la clave para enfrentar esos problemas que creemos son aislados, como el calentamiento global, guerra, conflictos, pobreza. Fundamentalmente, estas no son cuestiones ajenas a nosotros; estos son problemas del corazón humano.
Todas las crisis – personales, sociales, globales, ecológicas – son problemas del corazón humano

La cadena de causalidades que ha resultado en una catástrofe ecológica, calentamiento global, guerra, no son eventos externos, ajenos a nosotros. Yo les digo que son problemas del corazón humano. Mientras la ciencia y la tecnología ofrecen grandes esperanzas en muchos temas, hasta que esta tecnología no se concentre en las aflicciones del corazón, no creo que exista esperanza para nuestra especie.


Fuente : www.necesitodetodos.com