15 de noviembre de 2013

Señales para acudir a un Psicoterapeuta




1.Sientes que no tiene control sobre tu día a día (acontecimientos diarios).
2. Empiezas a somatizar (Diversos dolores, en función de las características de cada persona) o a tener ataques de ansiedad (presión en el pecho, aceleración del ritmo cardiaco, hiperventilación o respiración muy superficial y acelerada, sudoración...). 
3. No tienes control sobre las emociones (Llanto, rabia, angustia, tristeza, desolación, sentimientos de impotencia, desesperanza...).
4. Te encuentras en una situación límite, que no sabes resolver o no tienes fuerza para afrontar (Problemas graves de pareja, hijos o trabajo).
5. Sientes que tu área emocional te arrastra y no eres capaz de analizar las cosas con objetividad y actuar inteligentemente.
6. Estás lleno de pensamientos negativos, catastrofistas, obsesiones o fijaciones... que te impiden vivir la vida con normalidad. 
7. Deseas que la vida se acabe y sientes que no tiene sentido su papel en este mundo. 
8. Sientes una agresividad que eres incapaz de controlar, y sabes que puede desencadenar en situaciones límite.
9. Piensas que todo el mundo está en tu contra.
10. Tienes grandes dificultades para descansar, conciliar el sueño, desconectar de situaciones, y no puedes vivir la vida con normalidad.
11.No tienes aparentemente problemas pero sientes deseos de algo más , de sentirte realizad@.. de encontrarle algún sentido a tu vida ... de responder a cuestiones vitales tales como ¿ cuál es el sentido de mi vida? etc...

Una terapia adecuada a cada una de las situaciones en las que te puedes encontrar es la terapia integral -Transpersonal : 

La terapia transpersonal







En la terapia transpersonal como su nombre indica se busca que la persona se ponga en contacto con lo que realmente es, es decir la identidad profunda mucho más allá de todos los personajes que representamos en el día a día. El término trans-personal  por tanto tiene que ver con lo que está más allá de la persona.

El terapeuta transpersonal acompaña a la persona en un viaje que pretende arribar en la orilla del sí mismo profundo .En este proceso el término terapeuta es sinónimo de acompañante.

Aquella persona que llega a ser capaz de devenir consciente o darse plena cuenta de sus "conductas no deseadas" adquiere de inmediato opciones de acción que disminuyen su reactividad y la convierten en una entidad más íntegra y creativa

En la Terapia Transpersonal, el verdadero sanador es la consciencia, ya que el hecho de ser plenamente consciente de algo  supone automáticamente transformarlo, sin esfuerzos particulares añadidos. Desde esta perspectiva, la consulta de un terapeuta transpersonal puede considerarse como un Observatorio de la propia e íntima mismidad.


“Un conflicto observado es un conflicto resuelto.”

Sri Nisargadatta .





Fases de la terapia







Antes un trazar un plan y como punto de partida, toda terapia comienza por ayudar al sujeto en conflicto a poner fin al grado de sufrimiento que pueda padecer. Posteriormente y, una vez restablecido un cierto nivel de equilibrio emocional, el terapeuta transpersonal guía en el proceso de apertura de sus dimensiones interiores y, para ello, el plan terapéutico puede desarrollarse en tres etapas:


Primera etapa: Conocimiento de la propia identidad Ego. A lo largo de esta etapa se entrena al sujeto a observar todos los matices posibles de su propio conflicto. Es decir, aprender a dirigir la mirada interior, incrementando el auto conocimiento y la consciencia de sus propios patrones mentales y emocionales. Dicho “darse cuenta” aborda los elementos psicológicos implicados que causan inquietud y en muchos casos sufrimiento. A partir de este punto, el sujeto comienza a ser capaz de asumir y aprovechar el inmenso caudal de oportunidad que su crítica “situación personal” ofrece.


Lo que más nos irrita de los demás es aquello que puede conducirnos a un mejor entendimiento de nosotros mismos”. (Carl Jung)



Segunda etapa: Reprogramación y relativización del propio Ego. En esta etapa el sujeto aprende a nombrar sus diferentes partes internas y proceder a recrear nuevos patrones de pensamiento de los que se derivará la vida futura de su yo personal. En esta fase, el sujeto aprende a conectarse con sus verdaderas necesidades y elegir lo que quiere vivir, constatando que lo que sucede en su mente se debe a un proceso íntimo de “interpretación de la realidad”. A partir de este punto, el sujeto por el simple hecho de devenir consciente abre un nuevo horizonte vital en cuya construcción ya puede intervenir y optar.


Lo importante no es lo que sucede sino como lo interpretamos”. (Lair Ribeiro)



Tercera etapa: Hacia la Esencia: A lo largo de esta etapa, el sujeto construye el puente entre su Ego o mente pensante y el nivel transpersonal o Identidad Esencial. Conforme se avanza, el sujeto se reconocer como Ser Espiritual que se manifiesta en la Conciencia Testigo. Desde este nivel, intuye la finalidad de su vida y el propósito de su propio devenir, de manera que los errores se perciben como experiencias no casuales de aprendizaje hacia el despertar de la conciencia.





Técnicas o Ejercicios








La terapia transpersonal es una forma de "Yoga Integral". Por "Yoga Integral" se entiende al crecimiento desde las áreas:

- Física: Ejercicio físico, alimentación sana y consciente.

- Emocional: Gestión de una red social, relaciones conscientes, ejercicios de respiración.

- Mental: Reflexión, estudio, actualización de capacidades.

- Espiritual: Trabajo en la expansión de consciencia y el desarrollo del propio "darse cuenta": Meditación ZEN, Yoga o Tai Chi, atención sostenida, vocación de servicio.

Cada sujeto y cada etapa correspondiente de la terapia requiere del entrenamiento de técnicas entra las cuales pueden destacarse:

-Respiración consciente.

-Diversas técnicas de la psicología tradicional
-Estados de relajación profunda en los que se accede a áreas mentales que saben "lo que está pasando"
-Ejercicios de "regresión" hacia etapas anteriores en búsqueda de raíces y causas   de patrones conductuales no deseados
-Ejercicios de identificación con el Testigo interior.
-Observación y análisis de los procesos cognitivos de cada miedo.
-La práctica de la meditación ZEN.

-Y otras muchas técnicas que entrenan al sujeto a distanciarse de sus contenidos mentales y movilizar el enfoque de la atención hacia áreas cognitivas deseables.




¿Qué voy a lograr?







Transcurrida la primera etapa, el sujeto ha aprendido a observar y examinar su modelo mental. Aquella persona que anteriormente sufría ha aprendido a vivirse en los escenarios problemáticos sin mayor perturbación.

Es un ser humano que ante la circunstancia anteriormente conflictiva ya no echa la culpa a nada, ni a nadie, sino que mira el discurrir de su propia mente. Un ser humano que ha entendido el verdadero valor de la independencia emocional sin merma de la calidad amatoria de su corazón.


"Hemos aprendido a utilizar el pensamiento para trascender el cuerpo, pero todavía no sabemos servirnos de la conciencia para trascender el pensamiento". (Ken Wilber)


El sujeto ha devenido consciente de la capacidad de convertir su problema en una oportunidad de crecimiento y auto-consciencia. Un ser humano nuevo que ha ensanchado su horizonte interior e incrementado su capacidad de ser feliz.

Transcurrido el ciclo terapéutico, el sujeto se siente integrado y ya puede reconocer su "sombra" y por tanto aceptarla. El sujeto escucha a su naturaleza corporal y conoce mejor la programación histórica y familiar de su propio ego; se siente centrado y consciente de la impermanencia de los contenidos de su mente y de los fenómenos en general.

- "Amigo sabio ¿sentías momentos de tristeza y desánimo antes de alcanzar la iluminación?
- Sí, a menudo.

- Y ahora, después de alcanzar la iluminación ¿Sigues viviendo momentos de tristeza y desánimo?

- Sí, también, pero ahora no me importa".


 ¿Para quién está indicada este tipo de terapia ?



A individuos plenamente sanos que quieren ser más felices de lo que son. Se trata de personas que o bien están atravesando una crisis o bien desean examinar alguna cuestión de su propia vida y sentirse orientadas hacia un desarrollo integral que dé sentido a sus vidas.

Algunos terapeutas consideran que un ser humano está en salud, cuando se ha despojado de los conflictos básicos y se reintegra a la sociedad productiva y familiar, sin embargo para la Psicología Transpersonal, la superación no será real, en cuanto el sujeto no haya realmente accedido al contacto con su nivel esencial. Siendo así que un ser humano gozará de buena salud cuando se sienta enraizado en su identidad profunda y haya encontrado, en sí mismo, el sentido de su vida.


"La mente crea el puente, pero es el corazón el que lo cruza". (Nisargadatta)


Para más información : www.mundotranspersonal.com