22 de diciembre de 2013

EL DOLOR ES COMO LA LLUVIA



La lluvia no cae toda de una sola vez. La lluvia golpea el suelo, no como una entidad llamada "lluvia", sino gota a gota, momento a momento precioso, impersonal y libre. Splish, splash.

El pensamiento recuerda la última gota y anticipa la siguiente. Así es como se crea el sufrimiento.
...
Recordar la última gota y las muchas anteriores a ella agrega la pesadez de mi "doloroso y atiborrado pasado" a la gota de este momento.

Recordar la ausencia de lluvia de ayer, la sequía de ayer, aún el dichoso sol de ayer, añade el dolor del anhelo y del pesar a la gota de este momento.

Soñar con la próxima gota, y con las muchas que están por venir, proyectando un aguacero futuro, agrega la ansiedad de "mi doloroso y pesado futuro" a la gota de este momento.

Pero en realidad, sin una historia, y sin sueños acerca del futuro, sólo hay esta gota presente, esta nueva y fresca gota. Y ya sea que la presente gota de dolor sea grande o intensa o suave y amorosa, siempre está surgiendo Ahora, y siempre estamos a salvo de los estragos del "tiempo".

La lluvia no cae toda de una sola vez.

Jeff Foster
(Traducido por Tarsila Murguía)