17 de diciembre de 2013

Lograr la felicidad




La felicidad esta en ti mismo, si logras encontrarla, haras feliz a muchos mas.

Ángel Galdós

El gran reto al que se enfrenta el ser humano en su día a día es cómo alcanzar la tan buscada y deseada felicidad. Si hay algo que motive más al ser humano es sin duda esta búsqueda que en ocasiones incluso roza o expresa altas dosis de neurotismo. La búsqueda de la felicidad ha llegado a convertirse en una búsqueda narcisista e incluso hedonista que trata de evitar el dolor y lograr el placer a cualquier costo.

La felicidad es un concepto muy ambiguo es un concepto que ha variado a lo largo de la historia de la humanidad, de una cultura a otra, de una sociedad a otro e incluso de una persona a otra. Puede suceder también que la misma persona varía este concepto innumerables veces a lo largo de su vida.

Me gustaría hacer una distinción que puede a mi criterio llevarnos a aclararnos con este concepto, más que centrarnos en qué es y qué significa vamos a centrarnos en cuál es la fuente desde donde procede este jugoso elixir que todos deseamos probar pero que parece que muy pocos llegan a probar …Vamos a distinguir dos fuentes : aquella felicidad que procede de dentro, de uno mismo y aquella que es proporcionada por medio o a través de agentes externos ( familia, amigos, sociedad , bienes, logros , éxito, sexo , consumo…)

La verdadera felicidad interna tiene que ver más con un sentimiento de aceptación y paz interior ante lo que la vida nos presenta en cada instante así sea una cálida brisa como un huracán que nos desvalija por dentro mientras que la felicidad que tiene su origen fuera dependería en última instancia de la aprobación y comportamientos de algo o alguien ajeno a mí.

Sabios, eruditos y profesionales que estudian este tema tan apasionante están de acuerdo con que la felicidad que realmente nos satisface y nos puede hacer sentir plenos es aquella que nace y se origina en uno mismo y no depende de las circunstancias... una felicidad que tiene que ver más con un sentimiento de paz, aceptación y lucidez ante los sucesos suceden dentro y fuera de nosotros y que sentimos que no podemos cambiar o controlar.

El oráculo de Delfos ya nos advertía de los riesgos de buscar en el lugar equivocado la felicidad:

“Te advierto, quien quiera que fueres, Oh! Tú que deseas sondear los arcanos de la Naturaleza, que si no hallas dentro de ti mismo, aquello que buscas, tampoco podrás hallarlo fuera. Si tú ignoras las excelencias de tu propia casa, ¿Cómo pretendes encontrar otras excelencias? En ti se halla oculto el tesoro de los tesoros. Oh! Hombre, conócete a ti mismo y conocerás al Universo y a los Dioses.”

Creemos que alcanzando la felicidad (paz interna) es como se resuelven nuestros problemas y es abrazando la paz como logramos resolverlos.




Todos hemos tenido la sensación de que cuando estamos a punto de ser felices algo nos lo arrebata y que danzamos en un círculo sin fin y sin sentido que nos hace sentirnos frustrados y confusos.

Y la realidad es que las personas más felices del mundo no han necesitado alcanzar nada ni cambiar nada para serlo..., simplemente han decidido serlo y descubrir que barreras han construido internamente en contra de ella (expectativas, resistencias a lo que es, control, miedo…)

Por ello como decía el Oráculo es necesario conocernos, explorar que es lo que yo entiendo por felicidad y que obstáculos he construido en contra de ella.

De este modo puede suceder que las circunstancias pueden ser totalmente adversas y pese al dolor podamos sentir esa felicidad interna que procede de aceptar y no juzgar aquello que está sucediendo… y saber que todo tiene un para qué que tal vez el tiempo nos revele…Pudiendo pronunciar un Lúcido y ecuánime Puede ser ante los juicios que los demás hacen de lo que nos sucede… Todo en realidad aparece para ser comprendido y para nuestro propio aprendizaje.

En palabras de Mattieuw Ricard, El famoso bioquímico convertido en monje budista quien es considerado por los científicos” el hombre más feliz del mundo” :"La búsqueda de nuestra felicidad no funciona sin la de los demás"

En este sentido el desarrollo de la empatía, la compasión y el amor hacia los demás es un componente sin el cual nuestra felicidad interna no podrá ser una realidad.

Para Ricard no es necesario aceptar pasivamente las adversidades ya que hay herramientas internas que podemos ir incorporando para lidiar con nuestra mente incluso en las situaciones más difíciles y poderlas afrontar desde la serenidad y la calma. Por ejemplo la meditación.

Ricard responde a la siguiente pregunta:

¿Cuáles son esos bálsamos del desaliento?

-"Valorar la amistad o pasar el tiempo con tus seres queridos, por ejemplo. No tiene ningún beneficio perder también estas cosas. Hay que mantenerlas y valorarlas para que, al menos, haya algo maravilloso y de gran valor en nuestras vidas que pueda marcar la diferencia".

Algunos economistas abogan por un nuevo paradigma, el de Felicidad Nacional Bruta, "un concepto muy serio que ya rige en Bután, un pequeño país que ha excluido el uso de fertilizantes y de insecticidas, y que ha creado una economía basada en reconocer el altruismo y la confianza en los demás.

Os invito a que oigáis a este hombre y saquéis vuestras propias conclusiones:

Bután el reino de la felicidad:




¿Por tanto seguirás buscando la felicidad fuera o por el contrario te enfocarás en crearte una mente feliz?

Nací llorando y moriré riendo

Nisargadatta

Un abrazo hondo


Soraya Founty