19 de julio de 2014

Todos somos adultos infantilizados emocionalmente




  Te quiero : Yo también te quiero 
Muy pocas personas tienen la tendencia a cuestionarse si el conjunto de supuestos morales , intelectuales o religiosos que marcan su manera de vivir y de la comunidad ,cultura o familia son saludables para sí mismos y los que le rodean , especialmente aquellos que tiene responsabilidades familiares .
Nos sentimos vacíos, infelices y con una sensación interna de displacer continuo y parece que aquello llamado felicidad sólo toca por momentos la puerta para luego marcharse dando un buen portazo que nos rompe por dentro .
Algunos incluso justifican aquellas amenazas, malos tratos, golpes , mentiras , traiciones , represiones y autoritarismo con el que crecieron y no sólo eso sino que lo perpetuán convencidos de que es la única manera de no perder el control y hacerse respetar .

El resultado: una sociedad infeliz,enferma y disfuncional que arranca con autosabotages , criticas, juicios,chantajes y dinámicas inconscientes el amor , el respeto ,el reconocimiento y el cuidado ajeno. Lo paradójico es que estos intentos nunca són fructíferos y recibimos totalmente lo contrario .

Todos pasamos por esto hasta que nos damos cuenta y vamos abandonandolo por comportamientos mucho más conscientes y libres  trabajando en nosotros mismos .


Los niños las adoptamos, estas maneras inconscientes de manipulación y aquellas creencias enfermizas, para convertirnos en miembros de ese grupo. Y además porque no teníamos otra opción. Los mandatos pueden tener su base en el miedo, la moral sexual, el ateísmo a ultranza, la codicia, el sometimiento, el “hay que sacrificarse”, o cualquier otro sistema de creencias que dentro de un contexto determinado, aseguren la supervivencia al conjunto.


Estos niños al llegar a la adultez física siguen siendo niños emocionalmente disfrazados de adultos, nuestros niños interiores tratan de perpeturar sus vivencias infantiles impregnadas de carencias psicológicas que nadie supo colmar , neuróticos ,vacios ,perdidos , sin rumbo manipulando a otros para su propia satisfacción sin ser consciente de ello : Si me quisiera no haría eso ; ¿Te suena?? Pues es tu niñ@ interior tratando de manipular el mundo para recibir o bien cariño , atención o protección ( triángulo dramático disfuncional de Karpman)
Te dirás a ti mismo .. eso le pasa al otro , a mi parejas , mi ex pareja, mi madre etc pero a mí no ... lo siento si ellos juegan quiere decir que tú también estás jugando .
Tú como ellos juegas a ganar el amor y la aceptación de esos modos tan disfuncionales , porque si sufres o has sufrido quiere decir que sin darte cuenta has jugado.
Preferimos seguir cobijados por mandatos externos y necesidades internas no satisfechas cuando eramos niños que convertirnos en adultos responsables y libres que asumen el timón de su barco y satisfacen de forma sana sus necesidades através de ellos mismos o sin necesidad de manipulación soterrada de otros que desean dar.

Soraya Founty 

www.mundotranspersonal.com