6 de agosto de 2014

Ejercicios para relajarse III


RELAX DEL LAGO


CIERRA los ojos y visualiza un gran lago redondo con la superficie totalmente en calma, luego lanzas una piedra en el centro del lago y observa cómo se crean ondas que cada vez son más grandes. Visualiza cómo van llegando a la orilla, hasta que el lago se torna nuevamente calmado. Repítelo tantas veces como desees, hasta que la mente y cuerpo se relajen.


RELAX DEL SONIDO DEL AGUA


SI estás en el campo y tienes la oportunidad de ver un riachuelo, río o cascada, siéntate y cierra los ojos y escúchalo con atención. Sólo concéntrate en el sonido del agua. Quítale toda atención al cuerpo y las cosas que te rodean. Trata de grabar los sonidos en cassette para cuando no estés en el campo.

NOTA: Si consigues estar relajado durante un tiempo de 20 minutos descubrirás que el río es también una entidad viviente como tú. Así descubrirás el significado de cada sonido del agua.  
RELAX DEL FRÍO Y CALIENTE


RESPIRA lentamente por la nariz. Concéntrate cómo entra y sale el aire por la nariz. Al inhalar siente el aire frío y al exhalar caliente.

NOTA: Pasado cierto tiempo haciendo el ejercicio comienzas a sentir un calorcito en las diferentes partes del cuerpo, según en la zona del cuerpo a donde se dirija el calor.

 Estos ejercicios que aquí están a tu alcance, son la experiencia de años de práctica y realización de “el monje ermitaño Paradharmadas”. Muchos de estos ejercicios han nacido y vivido de sus propias situaciones y momentos por los que ha pasado en su vida. Algunos de estos ejercicios han sido enseñados por diferentes maestros con los que se asoció por un cierto tiempo, tales como profesores de Yoga y de Tai’Chi.