14 de agosto de 2014

EJERCICIOS SENCILLOS PARA APRENDER A RELAJARSE IV





RELAX DEL CORAZÓN

HAZ respiraciones suaves y profundas. Trata de escuchar los latidos del corazón, cuando escuches los latidos, podrás sentir los latidos conscientemente en cualquier parte del cuerpo que desees, por ejemplo, es algo así como si el corazón estuviera latiendo en tus mismas manos, sienes, pies, etc. Así podrás relajar cualquier zona del cuerpo.

NOTA: Si haces esto, poniendo atención sobre un órgano de tu cuerpo que no funcione correctamente, en muy pocos días lo sanarás.

RELAX DEL TÚNEL


VISUALIZA que estás caminando por un túnel. Puedes visualizar también que estás en unas galerías de minas o en un corredor subterráneo. A lo lejos observa como un puntito de luz muy brillante, dándote la idea que es una salida. Entonces comenzarás a caminar hacia la luz. A medida que vas caminando observa cómo la luz se hace por momentos más grande, hasta que sales fuera del túnel y a la luz del día. Camina despacio. Si estás acostado/a tendrás unas experiencias muy hermosas y un muy rico sueño.


 RELAX ESTADO DELTA


REPITES mentalmente los números siguientes. Si puedes visualizarlo en tu mente mucho mejor. TRES, TRES, TRES, (estado beta) DOS, DOS, DOS, (estado alfa) UNO, UNO, UNO, (theta) CERO, CERO, CERO, (estado delta) Repítelos y visualízalos muy lentamente junto con tu respiración suave. Muy pronto encontrarás el deseado relax.






RELAX DEL ESPEJO


OBSÉRVATE, mentalmente, de pie delante de un gran espejo y a una distancia de unos 10 pasos de él. Comenzarás a caminar hacia el espejo hasta que cuentes 9 pasos y al paso n. 10 fúndete en el espejo, como si la imagen del espejo y tu cuerpo se unieran en uno solo, pero esta vez dentro del espejo.

TE sentirás en un buen relax y en una nueva dimensión. Si cuando has llegado aquí no has encontrado tu relax, visualiza de nuevo otro espejo y repite lo mismo que al principio. Si estás acostado/a te quedarás dormido/a y en un pleno relax.


RELAX AFLOJANDO TODO TU CUERPO

SIÉNTATE o acuéstate y aprieta los dedos de los pies un ratito y deja que ellos mismos se suelten sin intervenir personalmente. Luego haces lo mismo con las rodillas y aflojar. Asimismo continúas con los muslos, nalgas, genitales y el bajo vientre, dejando que se aflojen por sí solos. Las manos, brazos y hombros y cuello, se sueltan, se aflojan. Labios, dientes cara y ojos, que se suelten por sí solos. Finalmente haz 3 respiraciones lentas y muy profundas, abandónate al buen relax.