14 de agosto de 2014

EL ARTE DE AMAR





Cuando te pido que me escuches, y tú empiezas a darme consejos,

no has hecho lo que te he pedido.

Cuando te pido que me escuches, y tú empiezas a decirme por qué no
tendría que sentirme así, no respetas mis sentimientos.
Cuando te pido que me escuches, y tú sientes el deber de hacer algo
para resolver mi problema, no respondes a mis necesidades.
¡Escúchame! Todo lo que te pido es que me escuches, no que hables
ni que hagas. Sólo que me escuches.
Aconsejar es fácil. Pero yo no soy un incapaz.
Quizás esté, desanimado o en dificultad, pero no soy un inútil.
Cuando tú haces por mí lo que yo mismo podría hacer y no necesito,
no haces más que contribuir a mi inseguridad.
Pero cuando aceptas, simplemente, que lo que siento me pertenece,
aunque sea irracional, entonces no tengo que intentar hacértelo entender,
sino empezar a descubrir lo que hay dentro de mí»


O´Donnell, R. "La escucha"