6 de septiembre de 2014

¿Se puede confiar en los demás ?


Hacia tiempo que tenía ganas de escribir sobre está cuestión tan importante  , un articulo que recien leí me dió las alas y la inspiración ya que aunque lo veía bastante acertado aún tenía esos tintes de confusión que me acompañaron hasta que pude comprender .Cuando comprendemos nuestra vida se transforma y es el claro signo de que por ahí es por donde se va ; no hay mayor brújula que la paz interior . Mis relaciones personales desde que estoy creciendo y ando en esta aventura son mucho menos numerosas pero mucho más autenticas y placenteras , la clave es la propia autoconfianza , ahora siento que nada ni nadie puede engañarme y que puedo irme cuando algo dentro de mi lo grita desde lo profundo , un grito que nada tiene que ver con el miedo sino más bien con un lúcido y pacífico : Ya está Sori, esto llegó a su fin....
Reconozco que cuando uno crece el tema de la confianza hacia los demás se torna confuso y te debates entre ese deseo de ser Amor , lo que realmente eres y la necesidad de cuidar de uno mismo .
Ahora todo esto me parece muy claro pero antes programaciones internas me impedían verlo así , era una lucha constante entre cuidar de mi o cuidar de los demás .Ahora sé que  amarme es el camino para amar a otros , que si no confío en mi no puedo confiar en los otros  y que si nada de esto sucede no estoy viva sino sobreviviendo.

Es frecuente para mi que tanto en mi entorno inmediato como en mi consulta se trate el tema de la confianza en los demás ¿Se puede confiar en los otros ¿¿ Hay personas en las que sí se puede confiar y en otras mejor estar alerta? ¡ Es un@ un estúpid@ porque confía demasiado y siempre cae en la misma trampa?
Para muchos hoy día es difícil confiar no faltarán referencias especialmente de nuestros mayores sobre cuestiones relativas al honor y a tiempos pretéritos:” En época de Franco podías dejar las puertas abiertas y nadie hacia nada” , “En mis tiempos la palabra de un hombre era suficiente para quedarte tranquilo hoy día no vale nada”
En conclusión hoy día parece resultar casi imposible confiar en nadie desde la perspectiva social  y programada de un mundo cada día más amenazante y potencialmente peligroso.
Hay que ser inteligente, avispado, listo si no quieres ser engañado, sólo los estúpidos son engañados… Esa parece ser la creencia que subyace a toda esta artimaña de defensa y control en pos del mantenimiento y defensa de nuestra propia seguridad y autoestima

Hay algo que no estamos teniendo en cuenta cuando asumimos esta creencia como verdadera y la defendemos con ahínco y vehemencia: No es lo mismo confiar que ser engañado igual que tampoco lo es desconfiar que dejarse engañar
Podemos ser confiados y cuidar de nosotros mismos… a esta actitud de autocuidado se le llama prudencia y no supone desconfianza sino amor propio y deseo de cuidar de nuestros intereses y bienestar.


 Según un estudio realizado en la Universidad de Oxford las personas que confían en los demás son personas más felices y saludables. Además, son más propensas a emprender nuevos proyectos y a crear grupos exitosos ya que tienen una mayor Inteligencia Emocional.

La razón fundamental de que esto ocurra es porque las personas que no confían en los demás viven continuamente obsesionadas con no ser engañadas , controlando cada situación e interacción que viven en su día a día Y sufren considerablemente más cuando son estafados , engañados , robados ya que su propio auto diálogo interior se torna aún más crítico consigo mismos , de tal forma que consideran que podría haber hecho algo , que fueron muy estúpidos por dejarse engañar o por no haberse imaginado que aquello sucedería .
Se vuelven así entrando en ese círculo mucho más acorazadas e hipervigilantes, sufriendo un gran desgaste emocional y físico que deriva en depresiones, estrés y problemas de tipo físico como dolores en cuellos y demás…

Pierden de este modo oportunidades realmente valiosas al no abrirse a los demás , se tornan mucho menos creativos , más infelices , sus proyectos se estancan debido a la falta de aportación externa y navegan sólo en las limitadas posibilidades que su mente asustadiza y controladora les proporciona .
Además cuando te dedicas a desconfiar de los demás estos lo notan y se vuelven también desconfiados en torno a ti y cuentan mucho menos contigo para cualquier cosa así entramos en un círculo sin fin de insatisfacción, relaciones superficiales y miedo.

Realmente como estamos  viendo la confianza en los demás es un claro signo de la autoconfianza propia .NO confio en mis recursos para enfrentar lo que puede suceder ni en mi capacidad de cuidar de mí mism@ y lo expreso fuera .
Todo esto responde a una sutil programación que recibimos de niños, nos decían que el mundo era malo y que nosotr@s no éramos lo suficientemente listos para cuidar de nosotros.
Pero eso no es real, cuando uno vive conectado a sí mismo descubre que la confianza es un asunto propio, que nada  ni nadie te puede dañar si tu no quieres en lo más íntimo, que al final como señalaba Víctor Frank tú decides la actitud con la que te tomarás lo que suceda ya que en realidad los sucesos son neutros y es la mente humana quien los interpretar o juzga en términos de malo o bueno

SI saltamos un paso más y  nos dejamos empapar por  nuestra propia espiritualidad, en un sentido metafísico se hace cierta la frase de que Dios escribe recto con renglones torcidos. Para la persona que está creciendo a nivel personal y espiritual, es decir de un modo integral ningún suceso es casual sino está enmarcado por decirlo de aún modo en un plan general donde todo lo que sucede es para un bien mayor que tal vez en ese momento no podemos ver pero con el tiempo y siempre que estemos aventurados en un camino de autoconocimiento podemos reconocer
La verdadera confianza en resumen no es la que se deposita en los demás… los demás como yo tienen su programación que les determina… la verdadera confianza ha de ser depositida entonces no en los otros sino  en la perfección del universo…
YO juego la partida que me toca; cuido con prudencia  y amor de mí y me abro a los demás  con amor y con cuidado hacia el otro  y el universo hace el resto para que yo me experimente con lo que toque.


Soraya Founty

Psicóloga y Terapeuta Integral 

www.mundotranspersonal.com