28 de febrero de 2015

ARQUETIPOS DE TRANSFORMACIÓN INTERNA: LA DIOSA INDÚ KALI


La Diosa Destructora

Nombre hindú: Kalika o Kali Ma (La Madre Negra)

Color: Azul y/o rojo

Representa: La transformación

Símbolos: Sangre, collar de calaveras, lengua, espada
Kali es una de las diosas principales del hinduismo. Es una diosa destructiva y creadora, protege a las mujeres maltratadas y posee un poder sorprendente. Aunque generalmente se la conoce como un ser violento, Kali es una diosa con una historia compleja.

Kali es la encarnación de la fuerza femenina, una fascinante personalidad que expresa la energía primordial. Cuando ella nació del entrecejo de Durga, los cielos se llenaron de un rugido atronador. Esta Diosa, con una larga y compleja historia dentro del Hinduismo, es la representación del dualismo que salva a la vida a través de la aniquilación. Es la Diosa inspiradora de un temor reverencial y encarna tanto a la madre buena como a la terrible; a la creadora y la destructora en su forma de vida, amor, muerte y destrucción. El significado primordial del arquetipo de Kali es la destrucción total del mal para crear un nuevo y limpio estado de conciencia. Ella representa el flujo eterno de la vida, del que surgen todas las cosas y luego desaparecen, es la causa de todo cambio.

A Kali se le asocia a muchas devis (diosas) así como el dios Shiva. Es la santa patrona de la ciudad de Calcuta (Bengala, India). Su templo principal es el Kalighat en Calcuta.

Kali es considerada una de las consortes de Shiva. Su nombre es una versión femenina de la palabra sánscrita kāla (significa “oscuridad”); también significa “mujer negra”. El grado de oscuridad de Kali simboliza su naturaleza completa, comprensiva, porque el negro es el color en el cual el resto de los colores se combinan.

A la diosa Kali se le considera la forma “poderosa” de la gran diosa Durga (asesina de demonios). A la diosa Kali se la suele representar como una mujer negra con cuatro brazos; sus manos derechas, haciendo los mudras de “miedo no” (ausencia de todo temor) y de favores y fuerza espiritual que confiere a sus devotos, representan el aspecto creativo de Kali, mientras que las manos de la izquierda, con una empuña una espada (con la cual corta todas las limitaciones) y una cabeza cortada representa su aspecto destructivo (la destrucción del ego de sus devotos). La espada y la cabeza cortada simbolizan la destrucción de la ignorancia y el amanecer del conocimiento. La espada es la espada del conocimiento, deshace con los cortes los nudos de ignorancia y destruye el sentido falso (la cabeza cortada).

Para sus pendientes tiene dos cuerpos muertos y usa un collar o guirnalda de cráneos (formada por 51 calaveras humanas, que representan las 51 letras del alfabeto sánscrito, el cual, como lengua sagrada contiene el conocimiento y la sabiduría); su ropa es una faja hecha de las manos de los hombres muertos, la desnudez de Kali significa que en su desnudez absoluta, está libre de toda la cubierta de la ilusión. Ella es la naturaleza “Prakriti” en sanscrito, despojada de las ropas. Simboliza que está totalmente más allá de nombre y de forma, totalmente más allá de los efectos ilusorios del maya (sentido falso). Kali es el fuego brillante de la verdad, que no se puede ocultar por las ropas de la ignorancia. Tal verdad simplemente se quema las ausentes. Ella esta llena de una creación incesante. Su lengua roja salida es rajas, el principio activo de la naturaleza. Sus tres ojos representan el sol, la luna y el fuego, con el cual Kali puede observar los tres modos del tiempo: pasado, presente y futuro. Usa una faja de las manos humanas cortadas (que son los instrumentos principales del trabajo) significando la acción del karma. Así los efectos obligatorios de este karma han sido superados. Sus brillantes dientes blancos simbolizan Sattva (la pureza). Ella representa los ritmos creativos y destructivos inherentes del cosmos.

Ella está parada con un pie en el muslo y otro en el pecho de su marido. Esta imagen de un Shiva recostado que miente bajo los pies de Kali representa a Shiva como el potencial pasivo de la creación y a Kali como su Shakti. El término genérico Shakti denota el principio creativo femenino universal y la fuerza de energetización detrás de todo el Dios masculino incluyendo a Shiva.

Debemos tener en cuenta que en el mundo antiguo la Diosa encarnaba Todo. En ella convivían las manifestaciones más diversas y contradictorias y era tanto la creadora como la destructora. Todos los contrarios de la vida se combinaban en su figura: bueno-malo, vida-muerte, creación y destrucción. No se concebía la existencia de uno sin el otro y estos atributos eran solamente polaridades de una Unidad. Al considerar la vida y la muerte como un ciclo de la Unidad, se puede vivenciar la creación como una forma de expresión después de la destrucción de lo viejo, así se convierte en una acción más permanente y constructiva.

En otras formas de adoración se conoce a Kali como la devoradora del Tiempo; como la creadora, protectora y destructora de todo; la única incognoscible y por lo tanto la Suprema y Primordial -de donde todas las formas surgen y a donde todas las formas van-. Por eso se la ve como el vehículo hacia la salvación, ya que destruye todas las superficialidades creadas por Maya (ilusión), eliminando aquello que no es esencial en la vida de sus devotos. Simboliza el triunfo sobre la muerte, terminando con el ciclo de encarnaciones.

Una imagen más benévola de Kali, reverenciada en la India y desconocida en Occidente, es la de madre cariñosa y protectora, quien alimenta con su pecho a un Shiva niño, después de la batalla contra los demonios. Como quiera que se la represente y la conciba, Kali se manifiesta como quien aniquila el poder masculino demoníaco con el fin de restaurar la paz y el equilibrio; restableciendo el orden cósmico.

A pesar de su terrible forma (aparente), Kali es considerada la más generosa y amorosa de todas las diosas hindúes, y es vista como la Madre de todo el Universo. Debido a su terrible apariencia se la considera una gran protectora, a quien se puede acudir en momentos de necesidad y pesar. También representa a la madre del lenguaje y de todos los mantras.

El mito más conocido de la diosa es el siguiente: Durante mucho tiempo las fuerzas demoníacas (asúricas) dominaron y oprimieron el mundo. Los poderosos dioses se hallaban indefensos y sufrían la derrota, por lo que huyeron profundamente humillados. Oraron desesperados a la “Hija de los Himalayas” para que salvara tanto a dioses como a seres humanos de los demonios. Los dioses transmitieron sus energías en forma de vapor de fuego y de éste emergió la gran diosa Durga, y de su entrecejo saltó la diosa Kali, quien en una gran batalla destruyó a la más arrogante y sanguinaria bestia: el demonio Raktabija.



Palabras Clave de la Diosa;


Miedo, Liberación y Renovación.

Afirmaciones de la Diosa:

Enfrento mis miedos para liberarme”.

“Permito que afloren a la superficie mis emociones ocultas”.

“Soy libre para conocerme integralmente”.

“Libero mis miedos para vivir mi vida plenamente”.

“Apruebo la liberación de todo lo viejo y acepto un nuevo fluir de sentimientos purificadores que me renuevan”.

“Renuncio a mis miedos para descubrir mi verdadera belleza, fuerza y coraje”.

“Libero las partes viejas y muertas de mi yo”.

“Enfrento mis miedos para florecer vibrante y renovada”.

“Me desprendo de mis miedos para liberarme”.