1 de marzo de 2015

MI AMIGA LA IRA : LA SOMBRA DORADA



 


¿Has escuchado alguna vez eso de que los obstáculos o pruebas de tu vida llegan para tu máximo bien?

¿Has tenido la sensación de que una enorme barrera, roca , u obstáculo  te impide avanzar ?


Quizás este diálogo puede darte la pista de qué está ocurriendo en tu interior que impide tu avance , en mi caso no sólo como terapeuta sino también como ser que se experimenta en esta aventura humana me ayudo a tomar conciencia de que en realidad allí afuera no ocurre nada , relajarme y poder afrontar con paz y felicidad mis propias limitaciones del vivir y llegar a un estado de lucidez y desapego que me desidentificó de un drama  personal que me acompañó varios años de mi vida , dándome mucha más sabiduría y lucidez en esto del vivir y como no dotándome de mayor consciencia en mi camino como acompañante de crisálidas

Os dejo una parte de mí que en realidad es una parte de todos, no hay nada que me ocurra a mí que no esté en ti y viceversa.

Puedes probar tu mism@ a enfrentarte a tus sombras aunque yo siempre indicaré desde la mayor de las humildades que como decía Lao Tse si hacemos los caminos solos podemos ir más rápido pero si nos dejamos acompañar iremos mucho más lejos.


Perséfone: Siento impotencia, rabia y frustración ante lo que  ocurre en mi vida desde hace años, también mucha confusión ya que no  sé qué ocurre, cuánto más quiero salir adelante en la vida, lograr lo que quiero y avanzar algo o alguien, situación o persona se coloca delante de mí como si fuera una ROCA  enorme y no me deja avanzar. La suelo sortear al final después de mucho esfuerzo a todos los niveles, la roca me tiene harta, cambia de forma pero siempre es la misma. Me siento humillada, ciento que se impone, altiva y con desdén hacia mí.

Hoy quiero hablar con esa roca porque quiero comprender al fin qué está pasando:


Perséfone: Hola  ¿Quién eres?

Roca: Soy una gran roca

Perséfone: ¿Qué quieres de mí?

La Roca: Obstaculizar tu camino…

Perséfone:¿ Por qué a mí?

 La Roca: Porque te quejas mucho

Perséfone: Hace tiempo que no me quejo , ¿qué quieres decir con qué me quejo y en qué crees que me quejo?

 La Roca: Por tu maternidad…

Perséfone: ¿Mi maternidad? explícame eso por favor …

La roca: Sí claro, quiero decir que te quejas de todas las cosas que haces por tus hijos y o sacrificada como madre que eres…

Perséfone: cierto, pero ¿qué tiene que ver eso contigo?

La Roca: Mucho, yo estoy aquí para ayudarte

Perséfone:¿Ayudarme y de esa manera?

Roca: Ves, sigues quejándote , no paras…

Perséfone: Bueno, entonces qué tendría que hacer

La roca: Dejar de quejarte, aceptar  sin más

Perséfone: ¿Quieres decir “fastidiarme” con el despotismo de los demás ? 

La Roca :No, no hay despotismo salvo en tu mente

Perséfone: ¿Y cómo explicas la conducta de aquellas personas que son injustas conmigo y me juzgan..?

La Roca: No lo explico, lo que es es y poco puedes hacer…

Perséfone:¿ Me hablas de resignación ?

La Roca: Sí, resignarte y abandonar la lucha.

Perséfone: Pero resignación y aceptación no son la misma cosa

La Roca: ¡Tú crees que sabes mucho eh¡

Perséfone: ¿ Y eso a qué viene ahora?

La Roca: Si te digo resignación es porque aún es lo que puedes hacer , quedarte parada porque yo estoy aquí plantada y no me moveré.

Perséfone: ¿ Por qué?

La Roca: Lo necesitas

Perséfone: ¿Para qué?

La Roca : Desarrollarte , crear tu vida

Perséfone: ¿ Cómo voy a crear mi vida si tengo que resignarme?

La Roca: Fácil, resignarse es el punto de partida

Perséfone: Sigo confusa … pienso que resignarme y aceptar no es lo mismo para mi

La Roca: ¿ En qué lo diferencias?



Perséfone: En el sentir ; aceptar me produce paz , resignarme por el contrario rabia reprimida que intenta salir por donde puede y con quien puede y en el momento menos oportuno

La Roca : ahí está , le has dado

Perséfone: ¿Cómo? Me pierdo…

La Roca: Necesitas esa rabia por eso te hablo de resignarte, has de vivirla .

Perséfone: Me dejas atónita ,¿ para qué quieres que viva la rabia?

La Roca: Porque la temes, temes tu yo irascible

Perséfone: Puede ser que aún haya algo, pero llevo tiempo trabajando en ello

La Roca: Lo hay, Si no lo hubiera yo no estaría aquí  aún.

Perséfone: Entonces tu misión conmigo es que viva la rabia (sorprendida)

La Roca: Sí

Perséfone: ¿Y para qué quieres que la viva?

La Roca: Para liberarte

Perséfone: Acaso no la vivo (más sorprendida aún)

La Roca: sí pero sin consciencia

Perséfone: Explícate

La Roca: Aún no has comprendido que tu rabia son tus ganas de vivir, de ser, de ayudar. De liberarte, aún crees que es un obstáculo para tu desarrollo

Perséfone: ¿y no lo es (un obstáculo)?, Puede dañar…

La Roca: No, no lo es, sólo lo crees. No necesitas dañar a nadie ni lanzarla fuera tampoco hacia ti. Sólo tienes que escucharla.

Perséfone: Sospecho algo

La Roca: dime…

Perséfone: ¿Eres tu mi rabia?

La Roca: chica inteligente (sonríe)

Perséfone: me he dado cuenta, gracias. Creo que mis impulsos de rabia, son mis impulsos de vida , el deseo y la energía vital que recorren mi ser al completo pero yo los adormezco,¿ Es asi? Los adormezco porque los temo, temo mi grandeza







La Roca: Exacto, esas actitud alimenta mi grosor y tamaño convirtiéndome en un obstáculo que exige de ti cada vez más energía, más vitalidad, que te obliga a expulsarla y manifestar toda la vitalidad reprimida.

Perséfone: Interesante, creo que esto cambiará mi forma de ver lo que me ocurre

La Roca: Sí, lo sé, llevo mucho tiempo reprimida buscándote

Perséfone: No tenía ni idea , sólo te temía ignorante de mi poder , Gracias por comunicarte conmigo , ahora me gustaría que me dijeras cómo te has sentido y quién eres .


La Roca: Soy yo la Roca , llevo siglos aquí marginada, perdida , grande, tosca, sin salida no me dejan salir .

Desearía que me dinamitaran y convertirme  en mil pedazos que puedan llegar a mil y un lugares, cueste lo que cueste. Perséfone no me valora, me teme aunque he notado que ya mucho menos. Quiero comunicarle mi amor por ella, mis deseos de que tenga una vida plena, donde puede servir a otros y así misma.

Yo soy la ira, la ira soy yo. Soy tu amiga no me ignores

Detrás de tu impotencia y frustración estoy yo , la ira , tu impulso vital


Notas: 


-Este diálogo rebela la sombra psicológica dorada que incluye todos esos aspectos de nuestra personalidad reprimidos que incluyen un gran potencial para el ser

- Perséfone es una diosa griega que Aunque llega al infierno secuestrada y  como víctima, se convirtió en la reina y guía para los visitantes del inframundo que van en busca  de sus sombras psicológicas y este aspecto del arquetipo también puede desarrollarse como fruto de la experiencia y crecimiento personal. Perséfone representa la capacidad de ir y venir entre la realidad concreta y el Inconsciente, mediar entre dos niveles e integrarlos, representa la primavera, la juventud, la vitalidad y el potencial para un nuevo crecimiento. Las mujeres Perséfone pueden permaneces receptivas al cambio y jóvenes de espíritu toda la vida.
La capacidad de ser abierta y flexible de esta diosa, son atributos que deben desarrollar las otras diosas, incluso Hera si queda atrapada en sus expectativas y Deméter en su convencimiento de que ella sabe hacerlo mejor.




Soraya Founty
Psicóloga y Terapeuta Transpersonal