28 de febrero de 2016

Ejercicio para reconectar con el merecimiento a ser feliz


Si mis padres no fueron felices y a mi me cuesta serlo.

Visualiza a tus padres delante de ti y dile, primero a tu madre mirándola a los ojos:

-“querido mamá, de niñ@ te prometí no ser más feliz que tú. Ahora te libero y me libero de mi promesa. Elijo ser prosper@ y abundante para tu alegría. Por favor bendíceme mientras sigo mis sueños”
-"Tu por ti y yo por mi"

Luego miras a los ojos a tu padre y dile:

-“querido papá, de niñ@ te prometí no ser más feliz que tú. Ahora te libero y me libero de mi promesa. Elijo ser prosper@ y abundante para tu alegría. Por favor bendíceme mientras sigo mis sueños”
-"Tu por ti y yo por mi"




Luego te giras, te das vuelta mirando hacia adelante, hacia la Vida, y das un paso hacia adelante, haciendo tu propio camino. Visualizas a lo lejos al Espíritu de Vida y dices a Dios: 
-Por Favor, Padre, borra las memorias de dolor, de abandono, de rechazo, de mi propia vida y la de mi familia.... gracias, por favor, si..."

Con las manos abiertas te abres a recibir las bendiciones que la Vida tiene para ti:






"Lo que los ancestros necesitan es que alguien les vea, con amor y respeto y compense sus fracasos en vez de imitarlos"
Brigitte Champetier
Y sigo entregándome a la vida como es...