12 de abril de 2016

QUE OCURRE CON NOSOTROS CUANDO OLVIDAMOS QUIENES SOMOS E IMITAMOS



A pesar de mi profesión , muy lejos de lo que algunos piensan .sigo siendo humana , tengo hijos , una vida diaria y contratiempos que tengo que enfrentar .
Gracias a mi profundo trabajo espiritual y personal es cierto que  he llegado a ser capaz de no identificarme con lo que me sucede  pero eso no evita que mi ego por momentos se identifique con aquellas situaciones o ideas que conforman mi programación personal y colectiva .
Hasta el momento he sido capaz de no dejarme arrastrar demasiado tiempo por  los acontecimientos que me van  ocurriendo , he sido capaz de encontrar la salida del dolor a traves del propio dolor , dejándome sentir todo aquello que fuera necesario tras lo cual he puesto en marcha mecanismos de auto-observación que he aprendido y puesto en práctica estos años especialmente la meditación y el trabajo con mi niña interior .
Estos días atravieso una experiencia muy dolorosa que para cualquier otro ser sería difícil de sobrellevar pero tras el choque inicial me siento serena , más humana y con el corazón más abierto .Todo gracias a ese acompañamiento de mi misma através de la confusión y la presencia de dolor interno .
Durante esta experiencia el tema de la imitación ha estado muy presente .. esa lucha que todos tenemos entre seguir al grupo y creer lo que otros , supuestamente expertos opinan o mantenernos pese a las dudas fiel a esa intuición interna que nos dice que no va por ahí la realidad pese a todos los indicios .Despojándome de la necesidad de tener razón y recordando la esencia de todo lo que es he podido dejar de identificarme con esa lucha interna y de todo el dolor que la resistencia a lo vivido me producía .Puedo decir en este momento que escribo este artículo que me siento serena sin necesidad de plantearme lo sucedido y con energía para afrontar las consecuencias de lo que otros han puesto en marcha aunque a una parte de mi ego le irrite. En realidad es tan importante tener razón? Dejemos que los demás se alimente de esta necesidad ... Yo prefiero cubrir de amor y conciencia a aquellos mas indefensos que son victimas de esa injusticia... ( es más en realidad hay tal cosa llamada injusticia : NO ..me atrevo a afirmar esto porque gracias a esta experiencia el amor y la deseo de dedicación así como mi capacidad de ser consciente se han incrementando influyendo positivamente no solo en mi sino en los que me rodean y podrían ser objeto de las consecuencias de decisiones arbitrarias sujetas al orden social .El amor me inunda de gracia y deseo de vivir el ahora y de darme al otro que sufre . Acepto ser yo misma y comunicar aquello que siento con amor y decisión . Simplemente permitamos que todo sea como tiene que ser y dejemos que el amor nos mueva.

Dejemos de legitimar ideas porque ellas serán nuestra sepultura....

Fíjate si estás imitando a otros. Con la imitación, la semilla de la autenticidad dentro de ti permanece muerta. Con la espada del darte cuenta cercena esta imitación de raíz, por más doloroso que resulte. El sufrimiento tiene que ir muy profundo, pero mediante la sacudida emergerá tu ser, tu propia autenticidad.

El dedo de Gutei señalando al uno 

El Maestro Zen Gutei tenía la costumbre de levantar su dedo siempre que explicaba una pregunta sobre Zen. Un discípulo muy joven comenzó a imitarlo y siempre que alguien preguntaba al discípulo sobre qué había estado hablando el Maestro, el joven levantaba su dedo.

Esto llegó a oídos de Gutei y cuando un día vio al joven haciéndolo, lo tomó, sacó un cuchillo, le cortó el dedo y lo tiró. Mientras el joven, corriendo y gritando se alejaba, Gutei gritó: `¡Detente!`.

El joven se detuvo, giró y miró a su Maestro a través de sus lágrimas. Gutei estaba levantando su propio dedo. El joven, por costumbre, comenzó a levantar su dedo también... y cuando se dio cuenta de que no estaba allí, se inclinó. En ese instante se iluminó.

Los Maestros nunca hacen nada innecesariamente, ni siquiera levantar un dedo... Gutei no siempre levantaba un dedo, sólo cuando explicaba una pregunta sobre Zen. ¿Por qué?...

Todos tus problemas aparecen cuando estás fragmentado, porque eres una desunidad, un caos, no una armonía. ¿Y qué es la meditación? Nada más que alcanzar la unidad. Las explicaciones de Gutei eran secundarias; el simple dedo levantado era lo elemental. Estaba diciendo: `Sean uno. Y todos sus problemas serán resueltos`.

El joven comenzó a imitarlo. Pues bien, la imitación no puede llevarte a ninguna parte. La imitación significa que el ideal viene desde afuera, no es algo que está ocurriendo dentro de ti. Tienes una semilla dentro de ti, si imitas a los otros, esa semilla permanecerá muerta.

La imitación debe cortarse severamente. El dedo es sólo simbólico. El joven debe ser sacudido con mucha severidad, y el sufrimiento debe ir hasta la misma raíz de su ser.

Un momento muy intenso de darte cuenta, un gran tormento... Gutei gritó: `¡Detente!`. En el momento de detenerse, ya no había más dolor... Simplemente por costumbre, cuando el Maestro levanta su dedo, el joven levanta el suyo, que ya no está allí. Y por primera vez se da cuenta de que él no es el cuerpo, él es el darse cuenta, el ser consciente. Es un alma, y el cuerpo es sólo la casa.

Eres la luz de adentro; no la lámpara, sino la llama.

Soraya Founty
Psicoterapeuta Transpersonal